GESTIONANDO NUESTRO ENFADO COMO PADRES Y MADRES

GESTIONANDO NUESTRO ENFADO COMO PADRES Y MADRES

Padres y madres somos el ejemplo a seguir de nuestrxs hijxs. Por lo tanto, es muy importante que sepamos gestionar nuestro enfado. Está claro que enfadarse no es malo, siempre y cuando expresemos este enfado de una forma respetuosa, diciendo lo que sentimos y centrándonos en nosotrxs mismos.

El ser humano tiene  el instinto de atacar y es necesario para nuestra supervivencia. ¿Y cuándo se activa este instinto? Sobre todo, cuando nos sentimos atacados, cuando tenemos la necesidad de defender nuestras ideas y límites. Para defendernos a nosotros mismos o a los que queremos.

Cuando nos enfadamos nos ocurren 4 cuatro cosas: lo que pasa en nuestro organismo, lo que pasa en nuestro pensamiento, lo que sentimos y lo que hacemos. No podemos controlar lo que sentimos, y queremos controlar lo que hacemos, esto es, por ejemplo, gritar.  Para ello necesitamos conocer las otras 2 variables. Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta dos cosas, por un lado, lo que pasa en nuestro organismo y por otro lo que pensamos.

Cuando nos enfadamos nuestro organismo se activa: se aceleran los latidos del corazón y la respiración, se contraen los músculos, fruncimos el ceño (en realidad para proteger los ojos), endurecemos la mandíbula (para proteger los dientes y la cara)… En definitiva, nuestro cuerpo se prepara para la lucha.

Tenemos que darnos cuenta de que nuestros hijxs no nos atacan, pero muchas veces nos sentimos atacados por lo que  pensamos:

-¡Pero qué piensa estx!

-No puedo creer, ¿Cómo puedes hablar así?

-Decir mil veces y sigue haciendo lo mismo

-No le importa lo que yo le diga

-Lo hace a posta, para enfadarme

-Es malo de verdad

-No anda con cuidado

-No tiene en cuenta todo lo que hago

Es esto lo que pasa cuando nos vemos a nosotros mismo o a quienes queremos en peligro.

Esto nos pasa a todos los seres humanos. Lo que cambia es la forma de expresarlo. Depende de las distintas variables, cada uno expresa el enfado de una manera: el estado del momento, nivel de enfado, lo que hemos aprendido, como nos hemos criado…

Cuando nos enfadamos como padres y madres, muchas veces gritamos, atacando al niñx verbalmente.

Entonces, ¿Qué podemos hacer? Tenemos que tener en cuenta 4 puntos importantes para gestionar el enfado. Con estos cuatro puntos, nos será más fácil comunicarnos de una forma adecuada.

1.- Controlar el cambio de nuestro organismo. Nuestro cuerpo no tiene que prepararse para luchar. Por lo tanto, controlar la respiración, alejarse un poco… e intentamos desactivar un poco. Podemos empezar cuando notemos que los latidos han bajado.

2.-Cambiar lo que pensamos sobre el niñx. El niñx no quiere atacarnos. Los niñxs muchas veces no saben hacer las cosas de otra manera y tenemos que enseñarles nosotros. Conocer el desarrollo del o de la niñx puede ayudar mucho. Ponernos en el lugar del otro nos tranquilizara mucho.

3.-Centrate en lo que necesitas, no en lo que ha dicho o hecho tu hijx.  ¿Por qué crees que a veces te afectan las cosas y otras no? Todo depende de si tiene satisfechas tus necesidades. Acepta el enfado. Estamos enfadados y no es malo. Expresar lo que  necesitamos nos puede ayudar mucho.

4.-Pide lo que necesites y ayuda a tus hijxs ofreciendo opciones. Si ha cometido un error, enséñale a hacerlo de otra forma.

 

 

 

No Comments

Post a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies